Sudí y el tigre – Cuentos infantiles

Había una vez un pequeño indio llamado Sudi, a quien le encantaba gruñir a los tigres.

—Ten cuidado —le afirmó su madre—. A los tigres no les agrada que les gruñan.

Sudí y el Tigre

Mas a Sudi no le importaba y un día que su madre salió, fue a entregar un camino a ver si hallaba un tigre para gruñirle.

Cuando apareció Sudi, el tigre brincó y gruñó: —Grr… Grrrr…. Y Sudi le respondió: —Grrrr…. Grrr… ¡EI tigre estaba enfadadísimo! “¿Qué se piensa que soy?” —pensó— “¿Una petigrís? ¿Un conejo? ¿Un rata?”

Con lo que al día después, al ver adosar a Sudi, brincó de tras un árbol y gruñó más fuerte que jamás. —Grrr… Grrrrrr…

—Tigre bonito… ¡Buen chaval! —afirmó Sudi, acariciándolo.

El tigre no pudo aguantarlo y se distanció a afinar sus garras. Movía el engrudo y dentro gruñido y gruñido repetía: —¡Soy un tigre! T -1 – G – R – Y también.

Entonces fue a tomar al aljibe. En el momento que acabó, miró su reflejo en el linfa. Era un bello tigre anaranjado y castaño, con rayas negras y una cola larguísima. Gruñó otra vez, tan fuerte que llegó a asustarse a sin duda mismo. Salió corriendo. Por fin se detuvo.

“¿De qué huyo?” —pensó—. “Si he sido mismo. ¡Vaya, este chaval me ha trastornado! ¿Por qué razón les gruñirá a los tigres?”

Al día después, en el momento que pasó Sudi, lo detuvo.

—¿Por qué razón les gruñes a los tigres? —preguntó.

el-tigre

—Bueno —afirmó Sudi—, realmente, porque soy tímido. Y si les gruño a los tigres me siento mejor. No sé si me comprendes.

—¡Claro que te comprendo! —exclamó el tigre.

—Tras todo —prosiguió Sudi— los tigres son los animales más fieros del planeta y el que les gruñe es porque es animoso.

El tigre estaba encantado, y le agradaba que Sudi le respetase por ser aun el un animal asaz atrevido.

Entonces le pregunto:

—¿Piensas que los tigres somos más fieros que los leones?.

—¡Oh, efectivamente! —respondió Sudi.

—¿Y los osos?

—Considerablemente más fieros.

El tigre ronroneó, accesible.

—Eres un buen muchacho —afirmó, le lamió.

Sudí y el Tigre

Tras eso, salían a andar juntos con cierta frecuencia y en ocasiones se gruñían el uno al distinto.

Cuentos para pequeños

¡Perca, muñeca!Lily y el canguroLas aventuras de Petigrís Cola de SedaHijo del SolLa aristócrata y el leónEl espectro y la mujerEl pato feoEl botijo de porcelanaEl Gobernante MidasLa ave y la hormigaLa Sirenita que termina bienLa doncella ElfaDebajo un botónEl Alado FénixEl ogro GrogroLa araña viajante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *