¿Por qué razón leer cuentos de hadas?

La primera vez que fui solo al cine tenía 10 años. Fui a ver “La Historia Inacabable”. Aún mención cómo el documento me capturó. Del modo como solo lo hacen las historias que a uno le llegan bien interior.

Igual que Bastián compartí dudoso la catástrofe del planeta de Entelequia y además igual que decidí definitivamente dejarme arrastrar por Atreyu a su planeta de Entelequia y vocear, descreído, el nuevo nombre para la Emperatriz Pueril.

Salí del cine alucinado. Sintiendo mi cuerpo ligero, corría y brincaba por la avenida, por los bancos, a través de los árboles, tal y como si aun estuviera volando a lomos de un enorme dragón blanco.

Pocas cosas son equiparables a lo que uno siente en instantes de esta manera.

Aquel día parte de mí se quedó cautiva en la tierra de Alucinación y aún prosigue allende adentro.

Los cuentos de hadas tienen esa aspecto específico que experimenté aquel día en el cine. Hacen posible que viajemos a un planeta en que somos capaces de hacer en frente de los temores, adonde el valor cuenta, y adonde nuestras acciones son continuamente reparadoras para hacer del planeta un sitio mejor.

¿Cómo no vamos a sentirnos bien en un planeta de esta forma?

Esto es lo que logran los cuentos de hadas. Que pequeños y adultos hagan suyo un exposición fantástico y desde lleguen a animar la imaginación, desarrollar la inteligencia, aclarar conmuevas, comprender los valores de nuestra sociedad y un largo lo demás de cualidades excepcionales.

Mas ¿Qué es un cuento de hadas?

A priori todos creemos saber qué es un cuento de hadas, escaso, nos bajada definirlo con palabras. “Esto, un cuento de hadas es un…”

Los estudiosos han dado bastantes definiciones para los cuentos de hadas. Carente para , como progenitores, carente aporta una definición. En cambio evidentemente nos aportaría conocer un tanto más de los cuentos de hadas, cómo son, cómo asisten a nuestros hijos.

Felizmente, en las añada 20 del pasado siglo, un teorético ruso llamado Vladimir Propp, estudió en detalle los cuentos populares de hadas, y descubrió que al conclusión, todos y cada uno de los cuentos fantásticos indican exactamente la misma historia. Una historia que todos comparten, mas que asimismo los hace únicos y singulares.

Pudiese semeja simplista, una única historia para tantos y tanto cuentos. Mas resulta que esta historia, esta estructura es reveladora en sí. El documento presente en todos y cada uno de los cuentos es una sucesión de acciones. Sin duda acciones, porque Propp descubrió que en un cuento de hadas lo esencial es qué hacen los personajes, no quién ni cómo.

Para mí fue un descubrimiento demostrativo. Resulta que en un cuento de hadas lo esencial no es que haya hadas, dragones, héroes, duendes y ogros, lo que importa son las cosas que hacen cada uno de ellos de . En el tiempo que lo descubrí me sentí demasiado protegido y contento. Porque ese reino de entelequia que me tiene cautivado, no es un sitio de seres fabulosos y deserción. Al revés, es un sitio en donde lo que importa es lo que cada uno de ellos hace.

No sé a el resto, mas me alegra saber que lo que leo para mis hijos, son historias en que los personajes hacen lo que deben hacer en el instante apropiado. Enfrentándose, si es imprescindible, a los temores y la calamidad.

Esto efectivamente es poco que uno desea instruir a sus hijos.

Cuentos para pequeños

La efigie tristeLa ratita presumidaEl Gigante de los pelos largosEl grillo Cri-cri-criLa doncella ElfaPan de hadasLa jirafa presumidaLa creación del hombreInformación sobre privacidad y política …Hansel y GretelPulgarcitoEl remendón astutoEl árbol mágicoCuento de NavidadHijo del SolMuñecos de limaduras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *