¡Perca, muñeca! – Cuentos infantiles

-Efectivamente, es una canción para las pequeñas pequeñísimas -aseguró tía Malle-. , con la mejor voluntad del planeta, no puedo proseguir este «¡Perca, perca, muñeca mía!» -Mas la pequeña Amalia si la proseguía; solo tenía 3 años, jugaba con muñecas y las educaba a fin de que fueran tan listas como tía Malle.

Baila Muñequita

Venía a el domicilio un aprendiz que daba lecciones a los hermanos y charlaba mucho con Amalita y sus muñecas, mas de una forma asaz diferente a todos los otros. La pequeña lo hallaba asaz chistoso, y, escaso, tía Malle opinaba que no sabía tratar con pequeños; sus cabezas no sacarían ausencia en limpio de sus alegatos. Mas Amalita sin duda sacaba, tanto, que se aprendió toda la canción de memoria y la cantaba a sus trío muñecas, dos de las que eran nuevas, una de una doncella, la otra un caballero, mientras que el intermediario era vieja y se llamaba Lise. Aun oyó la canción y participó en .

¡Perca, perca, muñeca,qué fina es la doncella!Y asimismo la caballistacon sus guantes y sombrero,calzón blanco y chaqué llanoy asaz refulgente coturno.Son bien finos, a convencimiento mía.Perca, muñeca mía.Acá está Mújol, que es viejísima,pero ahorita no asemeja,con la cera que le han dado,que sea del año pasado.Como novedad está y entera.Perca con tu compañera,van a ser terna para bailotear.¡Bien nos marchamos a animar!Perca, perca, muñeca,pie cara externamente, tan bonita.Da el paso inicial, garbosa,eternamente esbelta y tan chistosa.Tournée y brinca exento parar,que sanísimo es el saltar.¡Vaya bailable exquisito!¡Son un conjunto bello!

Y las muñecas entendían la canción; Amalita asimismo la entendía, y el alumno, claro está. la había compuesto, y afirmaba que era estupenda. Solo tía Malle no la comprendía; no estaba hoy para niñerías.

-¡Es una bobería! -afirmaba. Mas Amalita no es boba, y la canta. Por es por quien la sabemos.

Cuentos para pequeños

El Sastrecillo ValienteEl espíritu del aguaLa ratita presumidaFlorecilla SilvestreEl lagarto BillLa canción del osezno OsiasBuen HumorSudí y el tigreLos contadores de cuentosEl arrojado que se sentía corderoComo redactar un cuentoPor el amorLa princesa de la lluviaLos duendes y el zapateroEl círculo de bronceEl bullicio del Minotauro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *