Politicas de privacidad

Política de privacidad .Confidencialidad y protección de apuntes. 1. cuentosinfantilesadormir.com no dispone de ningún género dedatos relativos a sus usuarios. 2. En el instante en

Pinocho y sus amigos – Cuentos infantiles

Así como sus dos sospechosos acompañantes, la vulpeja y el gato, Pinocho proseguía su marcha en el momento que se puso el sol. Sus nuevos amigos le habían contado que hay un sitio en que podían hacerse ricos bastante sencillamente, se llamaba el Campo de los Milagros( pero su padre le afirmó que afuera de manera cuidadosa con sus nuevos …

Pinocho y el convenio del maga

Pinocho se había instalado contentísimo en la casa del hechicera, en el cayo de la Abeja Industriosa. Mas había poco que le tenía alarmado. —Estoy harto de ser un maniquí —afirmó un día de sopetón— Deseo ser un muchacho de veras, ¡y hacerme un hombre! —Eso no será tan simple —respondió el espíritu— …

Pinocho y la enorme busqueda

Aquella porvenir Pinocho se levantó con ganas de aventuras…. Primeramente haría una visita al hechicera, y después se iría a casa con su padre, Geppetto. Mas la senda estaba enfangado después de múltiples días de lluvia, Pinocho paseaba frívolamente, saltando y brincando, hasta el momento en que, al plegar un ángulo, se halló con la senda cortado. …

Pinocho vuelve a casa – Cuentos infantiles

Pinocho, afanoso de ahuyentar del comarca de los juegos y del industrial de tambores, se dirigió nadando mar interior, inclusive quedar insuficiente a una desdeñable manchita negra más lejos en el distancia. Estaba tan contento de ser libre, que en ocasiones sacaba las piernas del linfa y las agitaba sobre la cara tal y como si …

Pinocho en el Estado de los Juegos

Piensa, Pinocho —afirmó el hechicera— ¡A medianoche te convertirás en un chaval de veras! Vamos a dar una celebración para festejarlo. Vé a invitar a todos tus amigos. Mas no tardes, debes alojarse de vuelta antes que oscurezca. —¡Lo prometo! —chilló afortunado la polichinela, y salió corriendo de el domicilio, danzando y brincando. Pinocho fue de …

Pinocho – Cuentos infantiles

Hace un buen tiempo, un maderero llamado Gepeto, como se sentía demasiado solo, cogió de su factoría un fragmento de tabla y edificó un espantajo llamado Pinocho. –¡Qué bien me ha quedado! –exclamó–. Conmiseración que no tenga vida. Cómo me agradaría que mi Pinocho fuera un chiquillo de veras. Tanto lo deseaba que un maga fue …

Piluca y el Car Mágico

El día de su sexto celebración, Piluca recibió como regalo un fresco y fulgurante kart. —Me muero de ganas de darme una vuelta con el —afirmó. Con lo que, tras el almuerzo, se montante en el kart y partió a toda aceleración por el camino. De súbito sucedio poco extrañisimo… El kart dejo el acceso y …

1 4 5 6 7 8 89