Un Ojo, Dos Ojos, Terna Ojos

Había una vez una viuda, que vivía con sus terna hijas, la mayor de se llamaba Un Ojo, y la razón de su nombre era porque solo tenía un ojo enmedio de la frente; la segunda de sus hijas, Dos Ojos, porque tenía dos ujos, como todo el planeta; y la menor, Terceto Ojos, …

Un día en la urbe

Un buen día el chocho Bolsa decidió que todos y cada uno de los habitantes de su granja conociesen la urbe. Los acicalo y los dejó asaz guapos y limpios, con su banasta al brazo, el caduco y sus amigos empezaron a deambular. A su paso, las flores del paseo agitaban sus pétalos para decirles agur y enfadados por …

Ug: El gruñon – Cuentos infantiles

Hace unos cinco mil, doscientos cuarenta y seis años vivió un hombre de las cavernas llamado Ug el gruñon. Vivía en lo más alto de un angostura solitario, mas por aquel entonces todo estaba solitario. Tenía un enorme palo y unas botas pilosas de piel de mastodonte y le agradaba correr tras todos y cada uno de los …

Bucle del caudal – Cuentos infantiles

La hija de un humilde campesino fue capturada por una infame hechicera, que encerró en una atalaya altísima sin salida al exterior. La pequeña fue medrando y, con , su extensa coleta dorada. Habían pasado múltiples años, en el momento en que una tarde el delfín del comarca rondaba por aquel boscaje y, a lo allí, escucho …

Thuli, Special y su secreto.

A Thuli la han dejado en el pueblo con su abuela, y su becerra Special. Sus progenitores trabajan en la urbe. Todas y cada una de las porvenir asaz temprano, por poco en el tiempo que sale el sol, la abuela de Thuli la lúcida a fin de que se asee, que se lava los dientes, se peinilla la hebra, se lava el anverso, …

Caja y el Cañí – Cuentos infantiles

Una tarde, el bayo Caja viajaba con rumbo a su nuevo hogar.Andrés y Maite Vegas terminaban de adquirirlo y lo llevaban a los establos que tenían en Cañameras. La caja en que iba encerrado comenzó a balancearse aventuradamente y Andrés debió detenerse al filo del paseo..En el tiempo que abrió el paso para sosegarlo, Caja dio un salto …

Sudí y el tigre – Cuentos infantiles

Había una vez un pequeño indio llamado Sudi, a quien le encantaba gruñir a los tigres. —Ten cuidado —le afirmó su madre—. A los tigres no les agrada que les gruñan. Mas a Sudi no le importaba y un día que su madre salió, fue a entregar un camino a ver si hallaba un tigre …