Inocente el Desprendido – Cuentos infantiles

Este cuento tiene como escenario una granja en que vivía una par de granjeros con sus trío hijos y versa en lo tocante a la dadivosidad y los desenlaces que esta favorece a quienes la llevan en su corazón.

Simple es el actor de este cuento y era el hermano menor de otros dos varones, al paso que por su forma de ser hacía cita a su nombre y devenía en el centro de mofa de prácticamente todos.

En casa de estos jóvenes formaba ocupación de buscar el tronco, lo que correspondía a cada uno de ellos por turnos. Un día el hermano mayor fue la boscaje en pos de ramas secas y en el momento que fue a merendar un carcamal le solicitó que compartiese con sus comestibles.

simplon-el-generosoDe forma desdeñosa el chico respondió: No, esta merienda mi madre la preparó solo para mí- afirmó sin más ni más.

Al ajeno día, en el momento que el ayudante hermano de Necio, fue a talar en pos de leña fresca, volvió a aparecer la carroza y además le solicitó un tanto de comida. Por dictamen consiguió la próxima:

-No, esta merienda es mía.

Al continuador amanecer correspondía a Inocente ir a buscar la forma. Como mismo sucedió a sus hermanos, la carroza le solicitó un tanto de su merienda al joven. Este carente arreglar le afirmó que efectivamente y picó de todo un poco para .

Entrambos comieron y conversaron juntos. Tras atracar su avidez la carroza agradeció a Inocente con un pato cuyas plumas eran de dinero.

Tras eso Inocente salió a deambular con su pato de plumas de dinero y llegó inclusive una posada adonde las hijas del cacique rebosaban de curiosidad por la palmípeda que portaba el joven.

De tal manera, mientras que Simple descansaba, entre las chicas entró en la habitación y arrancó una pluma al pájaro para asegurarse que era ciertamente de dinero.

Las otras hermanas además deseaban tocar el cálamo para sentir el grano del caudal. Desprovisto, para conmoción de , en el momento en que una tocaba la mano de la otra quedaban pegadas desprovisto posibilidad de despegarse frente al mayor ahínco.

Al ver la belleza del pato y a sus hijas unidas por las manos, el mesonero procuró separarlas y asimismo se quedó pegada a . Llenas de miedo las chicas empezaron a correr por todo el pueblo chillando y halaban a su padre quien no les podías continuar la armonía y les solicitaban que se detuviesen.

-¡Estoy gordísimo, no puedo correr tan veloz como !- demandaba el padre.

En la tentativa de separarlas un guarda y otras personas quedaron unidas a un conjunto que se hacía cada vez mayor y proseguía una carrera de horror secundada por Inocente quién no sabía qué hacer.

De este modo llegaron inclusive un reino adonde una princesa yacía de aflicción y por cuya risita el padre había ofrecido una buena gratificación. Al ver aquella cantidad de personas unidas y chillando amparo, la princesa empezó a reír de lo bonito.

En el momento que el gobernante supo que Simple era el encargado de todo aquel bochinche, el gobernante lo halló y le afirmó:

-¿Dime qué deseas?

Al ver la ocasión Inocente le solicitó la mitad de su reino, lo que no resultó del atracción del padre de la princesa mas este aceptó su solicitud.

Entonces la princesa, refirió que no era forzoso dividir sus tierras si Necio hallaba la forma de tener la monarquía de una forma más ecuánime.

-La solución es que me des la mano de tu hija en enlace-respondió Simple que realmente no era tan imbécil como otros pensaban.

El majestad aceptó mas le solicitó que antiguamente se conociesen para entonces consumar la boda. A continuación de unos años el casamiento se festejó y todos asistieron al jaleo.

En charla con su costilla, Simple le dio que todo lo suceso había de ser reconocido al pato de plumas de caudal. Desprovisto, la princesa le hizo considerar al decirle:

-Lo ocurrido es obra de tu derroche. Si no hubiera compartido tu merienda con ese caduco nunca hubieras llegado inclusive mí.

Cuentos para pequeños

El caldo mágicaJacinta la malcriadaLa pastora y el deshollinadorEl Zorro GlotónPinocho y el signo del hadaEl soldadito de plomoLas trío hijas del reyEl Pájaro AzulLa preciosa y la bestiaUn día en la ciudadJuan y las HabichuelasEl burro enfermoEl árbol mágicoBambiDibuja y Colorea los personajes de los c…Gobolino, el gato del caballero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *