Bucle del caudal – Cuentos infantiles

La hija de un humilde campesino fue capturada por una ruin hechicera, que encerró en una baluarte altísima sin salida al exterior.

La pequeña fue medrando y, con , su extensa bucle dorada.

Habían pasado múltiples años, en el momento en que una tarde el consorte del comarca rondaba por aquel boscaje y, a lo allá, escucho una bella y triste canción.

Al joven delfín le picó la curiosidad y fue a mirar, mas la baluarte era desmesurado alta.

trenza-de-oroOtra tarde observó cómo desde el portillo bajaba una larga guedeja y por escalaba una matusalén.

Aguardó a que el abuelo saliese y escaló por la larga bucle dorada; entonces arriba se halló con una joven que lloraba acremente.

-No llores más. Actualmente que me sé la vereda, voy a venir para charlar contigo y para escucharte cantar.

Carente, el abuelo que realmente era una hechicera sospechó que pellizco cambió a la pequeña, por consiguiente las canciones hoy no eran tristes.

Un día el bellaco hechicera se presentó de improviso en lo alto de la atalaya y en el tiempo que escalaba el delfín, la hechicera lo empujó al vacío.

De la fuerte caída, el consorte quedó ciego y, abochornado, decidió ahuyentar.

Mientras que, la pequeña de el rizo dorada logró al fin abandonar de aquella fortificación.

Estuvo caminando por el arbolado mientras horas, agotada se posó en una piedra, cantó una de sus canciones tristes.

El consorte, que deambulaba por el sitio, reconoció la artículo de su amada…Desde ese momento jamás más volvió a separarse de .

Fin

Cuentos para pequeños

La sirenitaPiel de osoLa sirenita-Exégesis originalPuedes guardar un secretoLa luna y la gorraGuillermo TellLa cortesana verde del lagoEl espíritu del aguaRatón de campoLas trío princesasEl ruiseñor y la rosaFlorecilla SilvestreEl querubín de la guardaLa canción del osezno OsiasEl Espantajo PeludoInformación sobre privacidad y política …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *